12/6/13

Cosas que hacer (antes de morir)


Estos días en España los estoy viviendo intensamente, ya lo dejé claro en la entrada anterior. Estoy bordando en la memoria cualquier cosa sin importancia que me dicen mis amigos y me hacen reír hasta morir. Viviendo la vida, que creo que se trata de eso.


Estuve en Valencia, ya saben. Mucha playa, mucha lectura, mucho vinito y mucha paella. Compartí esa escapada con dos de las personas más desequilibradas del planeta Tierra. Nosotras decimos que somos como el vino, la cerveza y el gin tonic, diferentes pero parecidas. Si se abusa de nosotras los efectos son devastadores (avisado queda). Por eso he de decir que probablemente mis carcajadas se oyeron en toda España y que las conversaciones filosóficas sobre el amor y otros demonios han sido de libro.

También he pasado unos ratos en Madrid, que falta me hacía. Ver a aquellos que me tienen ganada y disfrutar de ellos siempre es una maravilla. Algunos han faltado, pero estoy segura que estarán en los próximos capítulos. Aunque no lo diga a menudo, echarlos de menos es una constante, aunque siempre tenemos un tiempo limitado por las condiciones y por la situación, es siempre un acto de surrealismo y alegría.

Uno de estos días, tomando unos botellines en Lavapiés (en un restaurante Indio, para más inri) me dijeron que era una soñadora. Me quedé sorprendida, ¿Soñadora por qué? Nunca me lo había planteado, pero pensándolo en frío es posible que tuvieran razón.

Entonces llegué a la conclusión, siempre he sido muy de listas, de listas mentales. De esas en las que borras unas cosas y escribes otras. Y en una de esas listas, agrego y tacho cosas cada día. La llamo "Cosas que hacer". A veces, pongo estupideces como: Comprar tiritas, hacerme fotos de carnet,... Pero otras, se cuelan cosas importantes, aquellas con las que sueño o he soñado, las que me ayudan a seguir inventando, conociendo.

Muchas veces, la mayoría, parecen cosas imposibles. Me planteo mis propios retos y no siempre están en mi mano. Pero es importante tener un punto con el que soñar, un futuro en el que nos gustaría vivir. Para mi sorpresa, algunos de mis objetivos se han cumplido y otros, los que veía totalmente imposibles hace años, van tomando forma. 

Este año he tachado una tarea importante que repetía y repetía sin parar: vivir en Londres. Lo dije y lo hice. Fue una experiencia alucinante, y siempre estaré agradecida por las cosas que me ha aportado. Me quedé corta imaginando la experiencia, las expectativas se quedaron en nada. 

Por eso, os animo a pensar. Estrujad vuestro cerebro e intentad mirad hacia vosotros mismos con perspectiva mientras os preguntáis qué cosas querríais hacer en la vida. A veces es tarde, por eso intento aprovechar al máximo y cumplir mis sueños.

Aquí están algunas de las cosas que querría hacer antes de morir, algunas que ya he hecho y algunas que supongo, quedarán en el camino. Nosotros decidimos los atajos y si soñamos en grande, viviremos en grande.


Seguro que todos vosotros tenéis una lista, como yo, y que habréis cumplido muchos de vuestros sueños. Por eso, me gustaría saber vuestras tareas para poder agregar más sueños a mis pizarras. ¿Compartimos? 

10 comentarios:

  1. - Tener un Chow Chow
    - Vivir en Brasil y bailar, bailar, bailar
    - Un gran viaje a Nueva York
    - Conocer a Will Smith (jajaja)
    - Por supuesto, ganarme la vida haciendo lo que me gusta

    ResponderEliminar
  2. Me apunto a bailar, bailar, bailar! Y lo del chow chow,... déjame pensarlo! ;)

    ResponderEliminar
  3. (Murakami tiene un libro que se llama Dance, dance, dance. Hace tiempo me lo apunté en un trozo de papel. No sé ni de qué va pero me gusta el estilo de ese escritor y el título. En cuanto a lo demás: chapó. Vaya entrada! puedo imaginar tus dedos echando chispas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta la gente que se hace llamar Dimanche. Ahora espero tu lista de cosas por hacer, estoy segura de que es interminable. :)

      Eliminar
  4. (la verdad es que sí, estas listas siempre suelen ser interminables. Son más largas que la lista de la compra aunque tengas la nevera vacía y sólo puedas echarte a la boca un trozo de pan con tanto moho que podrías usarlo para adornar el Belén sin necesidad de coger musgo por ahí).
    -Echar raíces en Madrid
    -Vivir un año o dos en Sudamérica
    -Trabajar de lo mío
    -Ser concienzudamente cinéfila (obsesionarme con un director y no parar hasta ver todo lo que ha hecho. Y así sucesivamente)
    -Leer todo lo que ha escrito Truman Capote
    -Tener una nevera en mi habitación
    -Pintar mi habitación de amarillo
    -Tener una vespa negra con el asiento marrón oscuro
    -Hacer rutas andando, en bici, en furgoneta, reptando si hace falta... por España de momento
    -Saber dos idiomas
    -Ser violinista en la Orquesta Filarmónica (qué pena que odie el solfeo)
    -Poder tener un gato en cualquier sitio donde viva (esto es más difícil que el punto anterior)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te copio la vespa :) y nos vamos con ella a hacer las rutas por España, empezando por los pueblos de Cuenca

      Eliminar
  5. Voy a acompañar de cierto modo a "dimanche" en mi lista de deseos (algunos imposibles, bien es cierto):
    1.- A mí también me gustaría tener una nevera en mi habitación, que sea rosa fucsia y que esté llena de chocolate en todas sus formas.
    2.- Interpretar a actrices del calado de Concha Velasco y Sara Montiel (creo que esta parte del propósito, aunque brevemente, ya está cumplida).
    3.- Que mi marido sea un calzonazos (ja, ja, ja).
    4.- Dedicarme a mi vocación, aunque sólo sea altruistamente para ayudar a los demás.
    5.- Vivir en un pueblo pequeño de la Costa Cantábrica.
    6.- Poder dedicarme a la enseñanza de mi profesión.
    7.- Sacar el máximo partido a cada minuto que comparto con la gente que quiero y me importa.
    8.- Visitar París y el país francés.
    9.- Ser feliz donde quiera que el destino me lleve, haciendo lo que éste quiera en cada momento.
    10.- No olvidarme nunca de quien ha estado, de la manera que fuere. Estado, simplemente.

    Y aquí se resume (muy mucho), mi lista de propósitos. No se si alcanzables o no, por el momento tengo claro que la lista en que están apuntados, la releeré las veces que haga falta para, al menos, convencerme de que soy capaz de llevarlos a cabo.

    Mucho love

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que compartáis conmigo vuestras listas y me encantan vuestras listas. Las leeremos una y mil veces para saber que podemos, porque podemos.

      Eliminar
  6. ji ji ji ji Ahí va mi lista:

    - Teñirme el pelo de pelirrojo y, cuando la gente me vea pasar, que se toque un botón;
    - Ver la aurora boreal;
    - Hablar 4 idiomas a la perfección;
    - Ser la mejor psicóloga y educadora canina del mundo y montar un centro de acogida;
    - Viajar durante un año, sin rumbo fijo, en contra del viento;
    - Participar en una guerra de comida;
    - Ayudar a alguien a cumplir su sueño;
    - Aprender a tocar la guitarra o el piano;
    - Casarme en Las Vegas;
    - Hacer la ruta 66 escuchando y cantando clásicos del tipo Rocío Jurado, Manolo Escobar y Los del Río;
    - Construir mi casa árbol en el jardín;
    - Ser buena y feliz en mi/s futuro/s trabajos;
    - Que mi gente sea feliz cuando está conmigo;
    - Ir a verte a Nepal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apoyo totalmente el pelo pelirrojo (en su defecto, rubio oscuro podría valerme). Y, por supuesto lo de venir por aquí, que las puertas están abiertas para todos, ya sabéis.

      Eliminar

Post nuevo Post antiguo Home