20/6/13

Preparativos para viajar: NEPAL


National Geographic
Queda menos de una semana para que me embarque en la nueva aventura y las mariposas y demás insectos están disfrutando de un combate de judo en mi estómago. Ya sabéis: miedo a lo desconocido, expectativas y emoción. De nuevo vuelven las despedidas que tan poco me gustan, pero darán paso a los reencuentros y eso me gusta más.

Preparar un viaje a un país tan diferente, tan lejano y para tanto tiempo no es fácil. Si alguien piensa en hacerlo que sepa que necesita antelación para conseguir determinadas cosas. Por eso he escrito esta entrada, para explicar un poco lo que yo he hecho y cómo me he organizado. Si tenéis en mente hacer un voluntariado o viajar por placer a un país como este, tomad nota:










Lo primero que yo hago antes de embarcarme en un viaje es informarme. Me encanta leer muchísimo sobre los destinos, saber qué puedo encontrar, qué debo preparar y qué ver y disfrutar. Por eso, me compré la guía. Yo elegí la Lonely Planet porque me parece muy interesante, encuentro todo lo que busco y detalla cada cosa de manera exacta. Al margen del plano turístico, da muy buenos consejos para que podamos prepararnos. Las pocas fotografías que incluyen son increíbles y la información está muy actualizada.

Mi parte favorita es el apartado de: Las 15 mejores experiencias. Os iré contando según vaya viviendo. Espero contar todas.









Otra cosa a tener en cuenta al viajar a Nepal (o a cualquier lugar del sudeste asiático), es que salimos de nuestra zona de confort occidental. Me explico: no estamos acostumbrados a ciertas enfermedades que son bastante comunes en la mayor parte del mundo. Por ejemplo la malaria, es una enfermedad que transmiten los mosquitos y existe en más países de los que pensamos. En concreto en Katmandú, que es donde viviré, no hay malaria pero es conveniente llevarse las pastillas por si se viaja a otras zonas como el Terai.

Lo que yo hice para organizar el tema de las vacunas fue lo siguiente. Llamé al hospital más cercano y me dieron cita para medicina preventiva. En la primera llamada telefónica me hicieron algunas preguntas sobre las zonas en las que pensaba estar, por cuanto tiempo o el motivo de mi viaje. A los pocos días acudí a la consulta. El médico me explicó todos los riesgos que conlleva el viaje y las vacunas que me convendría ponerme. Las vacunas hay que pagarlas, no están incluidas en la Seguridad Social y algunas son bastante caras. Las que yo he tenido que ponerme para este viaje de seis meses han sido: Hepatitis A, encefalitis japonesa y fiebre amarilla. Esto varía dependiendo de la persona, del tiempo que vaya a estar y de las vacunas que ya tenga puestas. Vuestro médico os recomendará lo más conveniente.









Dando por hecho que todo el mundo que se disponga a viajar fuera de Europa tiene hecho el pasaporte, pasamos a la parte del visado. Todos los extranjeros excepto los indios necesitan visado para entrar en Nepal. El visado se consigue una vez aterrizas en el aeropuerto de Katmandú. Para conseguirlo necesitaremos fotografías de carnet, y rellenar un formulario, que suelen ofrecerte en el avión. El visado de entrada válido para 15/30/60 días cuesta más o menos 25/40/100 $. En el aeropuerto parece ser que se puede pagar en cualquier moneda importante pero es conveniente llevar dólares estadounidenses por si hubiese cualquier problema.










Es muy importante contratar un seguro para cualquier problema con robos, pérdida de maletas y sobre todo para cualquier problema médico. En Nepal se abona el tratamiento médico en el acto, así que se deberán guardar las facturas para poder reclamarlo luego. Yo he tenido la suerte de que me lo han gestionado en la oficina de un amigo y me han conseguido un seguro genial, con muchísimas coberturas y a un precio estupendo.

Hasta aquí todos los preparativos, quedaría mencionar la maleta, pero como sabéis soy una enamorada de la moda y le dedico mucho tiempo a este apartado, por lo tanto tendrá una entrada propia. Por supuesto, todo esto vale para aquellos que vengáis a visitarme, de aquí a diciembre hay tiempo de sobra y las puertas de casa estarán siempre abiertas.
Fuente: Lonely Planet.

5 comentarios:

  1. Oh Dios mío! necesitaré entonces el doble de dinero si quiero ir a verte :O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede ahorrar en cualquier cosilla. Yo te cuido y no necesitas seguro de viaje! Casa y comida garantizada.

      Eliminar
  2. Cuidadín con la fauna, mosquitos y perros rabiosos.
    De la misma manera que "dimanche", necesitaremos el sueldo de más de un año para poder verte, así que disfruta de tu aventura, te despedimos pronto y te vemos aún más pronto. Love

    ResponderEliminar
  3. Iré poniendo fotos de mis viajes y contando mis aventuras, será como si estuviéramos en el mismo lugar. Las despedidas las odio, lo sabéis, pero pronto nos vemos de nuevo. Mucho mucho AMOR!

    ResponderEliminar
  4. No os preocupeis, atraquemos un banco

    ResponderEliminar

Post nuevo Post antiguo Home