7/11/12

Los regalos de mis sueños


Poco a poco y en silencio se va acercando la trágica fecha. Sí, me estoy refiriendo a mi cumpleaños. Siempre es la misma rutina. Unas semanas puteada viendo como llega, que no hay tregua. Pero luego me planto el 9 de Noviembre con la mejor de las sonrisas y las mejores felicitaciones. Una vez mi amigo Juanjo hizo un concurso, eligió la felicitación ganadora. Creo que este año yo haré lo mismo: la más original se llevará un premio, pero déjenme madurar la idea mientras paso a otro tema.

Como observan, con este grado de drama en vena es imposible vivir tranquila, así que me dedico a descubrir pequeños caprichos, detalles que me acompañan y me hacen más llevadera la vida. Y como ya hemos entrado en una dinámica de compartirlo todo, también os voy a hablar de ellos.
Los que me conocen saben que cuando algo entra en mi cabeza, es imposible sacarlo. Me encapricho con facilidad y me gusta que los demás sientan lo mismo. Eso me ha pasado con Sherlock, una de las mejores series que he visto hasta ahora. Llegué a ella sin pretenderlo, andaba buscando alguna británica para hacerme con el acento y me acordé. ¡Bendito subconsciente! Ahora no puedo parar de recomendarla a diestro y siniestro. Fantástica, locuaz, interesante, inteligente. Unos diálogos dignos de mención, una trama que engancha de principio a fin y un Watson con cierto parecido a mi querido Sancho. Fiel y leal a Sherlock como éste al Quijote. Comprueben ustedes, me lo van a agradecer hasta la saciedad.



Hablemos también de libros. Os comento mis últimos amantes, los que no dejo de recomendar porque me han hecho dejado una maravillosa sensación con su lectura.

El Mundo de Ayer de Stefan Zweig. Este escritor austriaco que vivió a principios de siglo XX nos cuenta desde su punto de vista como fueron surgiendo los cambios más importantes del siglo. Lo hace con una prosa impecable, que anima a continuar con la lectura a la vez que aprendes página a página. Ya en el prólogo caí en sus redes, y es que hay momentos en los que hace que te plantees la vida de otra forma, el sistema que hemos creado y seguimos alimentando y la calidad de los seres humanos tanto para bien como para mal. A mí me impactó, creo que puede ser un buen regalo ahora que se acerca la Navidad y por supuesto para ustedes mismos.

Tres veces me han arrebatado la casa y la existencia, me han separado de mi vida anterior y de mi pasado, y con dramática vehemencia me han arrojado al vacío, en ese "no sé adónde ir" que ya me resulta tan familiar. Pero no me quejo: es precisamente el apátrida el que se convierte en un hombre libre, libre en un sentido nuevo; sólo aquel que a nada está ligado, a nada debe reverencia.

Historias de Londres de Enric González. Son crónicas de Enric González cuando hizo la corresponsalía de Londres. Muy adictivas y vivaces. Es la pura imagen de Londres, de sus luces y sus sombras. La recomiendo sobre todo a los que tengan pensado venir por aquí, se aprende a querer la ciudad.

Este libro es una guía personal para descubrir el espíritu londinense. Fue escrito cuando el autor estaba ya en otro país y eso implica una cierta dosis de nostalgia, pudorosamente envuelta en ironía. Hubo otras ciudades después y otras pasiones, pero ningún amor es como el primero. Y ninguna ciudad es como Londres.

Y para terminar, un poco de música. De esa que te alegra el corazón, lo saca a bailar y lo ventila. Para los peores momentos, para las caídas y para los cumpleaños no deseados. Es el antídoto que todo lo cura. Disfruten.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post nuevo Post antiguo Home